Venezuela es un caso digno de estudio en el sector inmobiliario. El Estado ha hecho un enorme esfuerzo por resolver el problema de la vivienda, sin embargo, se ha quedado corto en su trabajo.